Asi son las FinTech en el mundo

Así son las FinTech en el mundo

Nuestro acercamiento a las tecnologías financieras es cada vez más inminente. Ya sea al adquirir una tarjeta digital, al pagar en un comercio con una terminal punto de venta, al usar aplicaciones móviles para transferir dinero al instante sin necesidad de dar de alta cuentas, o hasta al pedir crédito o un préstamo por medio de instituciones no tradicionales. Pero, ¿Cómo comenzó el boom de las tecnologías financieras y cómo funcionan en otros países?

China

Sin duda el Rey de Reyes cuando se trata de hablar de FinTech. La conectividad en este país asiático es casi el doble del promedio mundial. La combinación de poca penetración servicios financieros y una alta conectividad a internet, principalmente por medio de telefonía móvil, ha hecho a China la nación líder en adopción FinTech.

Alibaba y WeChat son excelentes ejemplos de cómo nace y crece una FinTech.

Jack Ma, fundador de Alibaba, era un profesor de inglés que en 1999 junto con 17 amigos y un socio capitalista decidió llevar a cabo su idea de crear una plataforma enfocada al sector Business 2 Business (Servicios de empresa a empresa), mediante la cual quería que empresas chinas pudieran transaccionar con empresas en el extranjero dentro de un marketplace ágil y sobre todo seguro. Poco a poco Alibaba se fue consolidando como uno de los grandes jugadores del comercio digital o eCommerce. Posterior a eso, se creó Ant Financial, una empresa conocida por su servicio de pago online Alipay, el equivalente chino de PayPal, que se ha convertido en la empresa FinTech con más éxito a nivel mundial.

Por otro lado, WeChat, una de las aplicaciones estrella de la compañía Tencent (empresa multinacional tecnológica china cuyas subsidiarias proveen productos y servicios de internet), es la mayor aplicación de mensajería en China, usada por personas, empresas de servicios de internet y financieros. No solo es un servicio gratuito que permite chatear, enviar fotos,mensajes multimedia, y hacer llamadas y videollamadas de forma totalmente gratis, pero también te puedes hasta divorciar a través de la aplicación.

Además tiene una red de hospitales online, servicios de inversión e incluso un sistema de mapas que te muestra cuán abarrotado está un lugar. La red social de moda en China permite hacer transferencias, comprar boletos de avión, pedir taxis, gestionar las facturas de la luz, concertar una cita médica, comprar una entrada de cine o pedir comida a domicilio.

Estos dos ejemplos de dos grandes empresas FinTech en China han abonado a la rápida digitalización de los servicios financieros en China. Según el digital Economy Report, realizado por la UNCTAD, Estados Unidos y China dominan la economía digital en el mundo en forma aplastante puesto que juntos representan las tasas más altas de adopción de 5G en el mundo y casi 90% de la capitalización de mercado de las plataformas digitales más grandes del mundo.

India y la economía “cashless”

El segundo país más poblado del mundo, está viviendo un boom similar al de China al aprovechar el potencial de su mercado interno. Sus empresas están atacando el bajo acceso a servicios financieros, al mismo tiempo que se suman a la visión gubernamental de eliminar el uso de efectivo en un mediano plazo.

La situación de India en cuanto a su escala poblacional es similar a la de México. Son países con una alta penetración de telefonía móvil pero con una fuerte cultura del uso de efectivo . Sin embargo, en noviembre de 2016, la India llevó a cabo una política de desmonetización mediante la abolición de billetes de más valor en el mercado (500 y 1,000 rupias) de la noche a la mañana, una medida que dio un impulso imprevisto a la economía india sin efectivo. Los indios dependientes del efectivo comenzaron a digitalizarse de una forma sin precedentes.

Según el sitio Invest in India, este país tiene la tasa de adopción de FinTech más alta a nivel mundial del 87%, que es significativamente más alta que la tasa promedio mundial del 64 %. Los préstamos sin papel, la banca móvil, las pasarelas de pago seguras, los monederos móviles y otros conceptos ya se están adoptando en la India. Los proyectos gubernamentales "Make in India" y "Digital India" (programa insignia del Gobierno de la India con la visión de transformar la India en una sociedad digitalmente capacitada y en una economía del conocimiento) también han desempeñado un papel importante en la aceleración de la adopción de las tecnologías financieras.

Suecia

Suecia tiene la política más agresiva para convertirse en un país sin dinero en efectivo. Muchos comercios suecos no aceptan dinero en efectivo, por lo que sólo el 20% de las transacciones en Suecia se hacen de esta forma. Según Statista, el 70% de la población utiliza el servicio de pagos móviles Swish para realizar transferencias de dinero instantáneas entre personas.

Según Bussines Today, Suecia también ha puesto en marcha una serie de políticas que fomentan los pagos sin efectivo, como la eliminación de infraestructuras como los cajeros automáticos o lanzar su criptomoneda oficial de forma moderada en un primer momento, pero buscando quedarse en el mercado.

Como ves, cada país va a un ritmo diferente y la transición a dejar atrás el efectivo no es igual para todos, sin embargo, países con similitudes como México lo han hecho. Hay lecciones que se pueden aprender de India para una digitalización de los servicios financieros. Si bien, los cajeros automáticos son poco probable que desaparezcan en nuestro país y aún hay un largo camino por recorrer en términos de conectividad, alfabetización y digitalización financiera, la aceleración de la digitalización a raíz de la pandemia COVID-19, nos ha hecho estar cada vez más acostumbrados a aplicaciones financieras hechas a medida que dan soluciones a complejidades del día a día.

¡Bienvenidas las FinTech!

Te invitamos a que conozcas Pagando, ¡la FinTech del norte del país!

Fuentes:

Ola Financiera, Reporte Termómetro FinTech, BBC, América Economía, Business Today.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.